¿Psicoterapia por Skype o teléfono?

¿Psicoterapia por Skype o teléfono?

La psicoterapia sucede dentro de una relación que se crea entre dos personas en un espacio privado, estable, suficientemente silencioso y cómodo, a unas horas determinadas. No es una técnica que puede aplicarse independientemente de las personas que la utilizan y en cualquier lugar a cualquier hora. 

La presencia física es un factor importante en el establecimiento de esa relación ya que transmite mucha información sobre la otra persona, entre otras simplemente el hecho de que está físicamente allí. La estabilidad del espacio en el que se desarrollan las sesiones también es importante porque la familiaridad con un espacio en el que suceden principalmente intercambios de confianza va creando un sentimiento de seguridad asociado a él.

Por lo tanto, hacer psicoterapia por Skype o por teléfono no es la situación óptima porque algunos de los elementos del encuadre no pueden mantenerse y es difícil que la calidad de la relación puede ser tan real, tan emocionalmente comprometida como sesiones presenciales. 

Cuando puede estar indicado

Ahora bien, lo mejor puede ser enemigo de lo bueno y hay que discriminar en qué circunstancias estaría indicado hacer una psicoterapia por esos medios y también hablar de ciertas especificidades asociadas a estos medios.

Tanto el Skype como el teléfono resultarán en una variación del contacto; el hecho de poder ver o no al otro cambia la interacción; el hecho de poder escuchar sus movimientos también; las interrupciones en la línea, etc.

Existen varias circunstancias en las cuales un paciente puede no tener ningún acceso a un psicólogo por razones geográficas o lingüísticas y la única manera de emprender un tratamiento o continuar uno que esté en curso es recurrir a Skype / teléfono. En la gran mayoría de estos casos, es mejor trabajar por Skype / teléfono que el paciente se quede sin ayuda. También si un paciente se tiene que ausentar durante un periodo relativamente corto es preferible continuar por Skype / teléfono.

Cuando no está indicado

Sin embargo, si un paciente debe mudarse a otro sitio de forma prolongada y existen psicólogos que hablen su idioma allí es preferible que vea alguien presencialmente allí. Naturalmente cada caso debe evaluarse individualmente, tomando en cuenta todas las variables en juego.

En lo que respecta al psicoanálisis, su encuadre de alta frecuencia de sesiones y paciente tumbado en el diván no se presta al uso de Skype ni al teléfono por la enorme sutileza del trabajo requerido y por la ausencia de presencia visual del psicoanalista.