Archivo por categoría: Psicólogo en Madrid

Las fobias: diagnóstico, etiología y tratamiento

Las fobias: diagnóstico

El diagnóstico de una fobia suele ser relativamente claro. Una fobia es cualquier miedo irracional de cosas, animales, situaciones, o espacios que no presentan ningún peligro objetivo.
 
Se tiene miedo de algo objetivamente peligroso ––un león, por ejemplo––, pero se tiene fobia de algo objetivamente inocuo, un ratoncito. La fobia no proviene del objeto fóbico en sí, sino de lo que ese objeto despierta en la mente del individuo que sufre de la fobia.
 
Las fobias son una manera muy eficaz que utiliza el aparato psíquico para deshacerse de la angustia interna de la que sufre el sujeto. En lugar de sentir la angustia y el peligro dentro de sí mismo, una fobia tiene la ventaja de ser un síntoma que localiza la angustia fuera del individuo, donde puede ser evitada.
 
Por ejemplo: un individuo que tiene mucho miedo de su propia agresividad puede crear una fobia a los perros (donde deposita la idea de la agresividad). Luego evita a los perros y así se libra de su angustia. El miedo a sí mismo se ha convertido en un miedo a otra cosa que puede ser evitada. Huelga decir, todo esto sucede inconscientemente, no hay una intencionalidad consciente en la creación de un síntoma fóbico.
 
Precisamente por esta cualidad que tienen las fobias de localizar el peligro fuera de sí, muchas personas pueden convivir con sus fobias sin mayores problemas ya que sencillamente evitan el objeto fóbico, y así evitan la angustia.
 
Sin embargo, la situación se complica cuando la evitación del objeto fóbico comienza a restringir seriamente la libertad del individuo, y no es infrecuente que en determinados casos los objetos fóbicos se van multiplicando, invadiendo y limitando cada vez más la vida del sujeto.

» Seguir Leyendo

(1) 17/07/2015 16:17h Psicólogo en Madrid, Psiconalista en Madrid

El primero encuentro con un psicólogo

El primer encuentro con un psicólogo

Las razones por las cuales las personas consultan un psicólogo son tan variadas como esas personas, pero todas ellas comparten un elemento en común: el sujeto que consulta debido a sus problemas emocionales no consigue resolverlos solo.
 
Este sujeto habrá, muy probablemente, intentado varias veces encontrar una solución, sea intentando ejercer una estricta autodisciplina, sea hablando con sus seres próximos, sea leyendo libros de autoayuda, etc. (la lista es tan larga como los recursos del sujeto) pero, a pesar de sus mejores esfuerzos, desafortunadamente los problemas continúan.
 
Esta incapacidad de resolver las dificultades solo se debe al hecho de que son de origen inconsciente y escapan al entendimiento del sujeto. Tenemos todos una idea de quienes somos, pero a veces la distancia entre lo que pensamos ser y lo que somos realmente es tan grande que produce síntomas incomprensibles para el sujeto.
 
Cuando sabemos lo que nos sucede es relativamente fácil actuar para cambiar la situación. Sin embargo, cuando no lo sabemos ––y sufrimos de depresión, de ansiedad, de problemas sexuales, entre otros–– nos convertimos, de alguna manera, en víctimas de nosotros mismos, sin ningún control o capacidad a modificar los que nos hace sufrir. Una parte desconocida de nosotros mismos nos persigue como una sombra invisible de la cual no podemos escaparnos. Nina Coltart, una psicoanalista aguda con una inclinación por la literatura, lo llamaba “la bestia que se tambalea en la oscuridad”.
 
Es verdad que a menudo tenemos una idea, a veces más precisa, a veces más vaga, de de dónde podrían venir esos problemas pero, ni no logramos resolverlos solos, podemos estar seguros de que nos faltan elementos esenciales, y fundamentalmente emocionales, que darían un sentido real al sufrimiento. El objetivo de un tratamiento psicológico de orientación psicoanalítica es de iluminar lo desconocido, volverlo tangible y, por lo tanto, modificable.

» Seguir Leyendo

(2) 22/10/2014 08:24h Psicólogo en Madrid

Tratamiento del trauma psicológico

Tratamiento del trauma psicológico

¿Qué es el trauma psicológico?
 
El trauma psicológico es el resultado de un doloroso exceso de intensidad emocional que quiebra el funcionamiento mental de un sujeto adulto, o que distorsiona gravemente el desarrollo del funcionamiento mental de un niño.
 
Los traumas psicológicos más comunes resultan habitualmente de: a) una ruptura en el sentimiento de seguridad básico; b) una carencia de interacción humana necesaria; c ) ser objeto de expresiones excesivas e inadecuadas de agresividad y/o sexualidad. Aunque solemos asociar la palabra trauma a algo masivo y evidente, debemos recordar que también puede ser pequeño y acumulativo.
 
De la misma manera que los tejidos fisiológicos pueden resistir una cierta fuerza de impacto sin deteriorarse más allá de su capacidad de recuperarse solos, el tejido mental puede resistir una cierta cantidad de impacto emocional sin dañarse más allá de su capacidad de reponerse solo. Sin embargo, a partir de un cierto umbral, el impacto es demasiado fuerte, y modifica de manera negativa, y permanente, los tejidos fisiológicos o la estructura mental del individuo.
 
A partir de ese momento, si no se aplica un tratamiento, el daño tenderá a cronificarse y a comprometer el resto del funcionamiento del sujeto. De la misma manera que una pierna rota, que no se ha tratado adecuadamente, limitará seriamente la movilidad del individuo ––además de causarle descompensaciones musculares, de cadera y vertebrales–– un trauma psicológico no tratado dejará a la persona “coja” emocionalmente, a la vez que creará toda una serie de comportamientos compensatorios que paradójicamente empeoran el estado inicial.
 
¿Cómo nos afecta el trauma psicológico?
 
Sin entrar en grandes complejidades que no tienen cabida aquí, se puede entender la mente como un procesador de estímulos (internos y externos) que los utiliza para mantenerse y crecer. Este procesador también necesita descargar los estímulos que sobrepasan su capacidad de utilizarlos para el crecimiento, y la descarga está frecuentemente asociada a un placer (la actividad creativa, la actividad física, la sexualidad, etc.). A nivel neuronal, todo estímulo crea una activación de las neuronas que tiene que ser tramitada, absorbida o descargada de alguna manera.

» Seguir Leyendo

(11) 04/10/2014 14:08h Psicoanálisis en Madrid, Psicólogo en Madrid, Psiconalista en Madrid

Una breve psicología de la autoestima

Psicología de la autoestima

¿Qué es la autoestima?
 
La autoestima no es otra cosa que un nombre técnico para referirse a lo que solemos llamar amor propio. Si la examinamos, veremos que la autoestima surge de la capacidad de apreciarse a uno mismo en su justa medida, saber identificar sus puntos fuertes y sus puntos débiles, y poder estar razonable orgulloso de aquellos y tolerante con éstos. Por lo tanto, esto implica poder querer lo que uno es verdaderamente, de manera estable.
 
La autoestima emana también de la posibilidad de alcanzar los objetivos que uno se pone, a condición de que sean posibles y motivantes, y no imposibles y aplastantes. Para poder sentirse a gusto consigo mismo la distancia entre lo que uno es y lo que uno quisiera ser debe de ser estimulante, no infranqueable. De allí vienen las frases tales como “donde poner el listón” o “estar a la altura”. Si el listón está demasiado alto, es una fuente de frustración constante, si está demasiado bajo el aburrimiento prevalece.
 
Cuando la autoestima está dañada el sujeto no puede aceptarse y no consigue quererse tal como es. Tenderá también a tener un juicio muy severo sobre sí mismo, lo cual rebajará aún más su autoestima, fomentando de esta manera el círculo vicioso en el cual se encuentran muchas personas que sufren de este tipo de dificultades.
 
¿Cuáles son las fuentes de la autoestima?
 
La autoestima tiene cuatro fuentes que se suceden en el desarrollo y que se imbrican íntimamente una vez que la persona ha llegado a la edad adulta.
 
La primera fuente es la más incierta de todas dado que no tenemos los medios para comprobarla empíricamente; no obstante, se hipotetiza esta fase a partir de las fantasías más primitivas observadas en pacientes adultos. Consideramos que en todo bebé pequeño existe una etapa de autosatisfacción y de completud absolutos en la cual el bebé está perfectamente contento de sí mismo y se encuentra sumergido en un bienestar indiferenciado del cual se siente el centro y el creador. Este estado no puede mantenerse, evidentemente, sin la participación muy activa de una figura principal de cuidados que provee el contexto suficientemente satisfactorio para el bebé, pero éste no se da realmente cuenta de ello en ese momento.

» Seguir Leyendo

(0) 05/09/2014 10:37h Psicólogo en Madrid

Una breve psicología de la ansiedad

Psicología de la ansiedad

La ansiedad es uno de los síntomas más comunes visto por los psicólogos en Madrid –– y en todo el mundo, dicho sea de paso–– seguido por la depresión. Tiene la función fundamental de alertar la persona de un peligro emocional y puede aparecer dentro de una vasta gama de circunstancias diferentes. A menudo está acompañada de síntomas fisiológicos como taquicardia, sudoración, tensión muscular e insomnio.
 
Es importante no confundir la ansiedad con un diagnóstico en sí ya que la ansiedad es sólo una manifestación de algo más complejo. La ansiedad es el equivalente emocional de una fiebre física; tener fiebre puede ser síntoma de un catarro, de una infección, de un cáncer, o de todo lo que hay entre medias. De manera similar, tener ansiedad puede ser debido a una situación de examen relativamente banal, pero también puede ser el resultado de una duda obsesiva, puede ser un síntoma de esquizofrenia, o de una multitud de cosas diferentes. Por lo tanto, cuando un paciente sufre de ansiedad, es esencial observar la situación entera para crear una hipótesis de qué puede estar creando la ansiedad antes de llegar a un diagnóstico.
 
Una o dos ansiedades?
 
Es interesante notar que, a principios del siglo XX, el creador del psicoanálisis y una de sus pioneras ––Freud, luego Klein–– postularon, de manera diferente, la existencia de dos tipos distintos de ansiedad. La idea inicial de Freud sobre la ansiedad era que expresaba un exceso de tensión libidinal no descargada; luego la consideró como una señal de un peligro emocional inconsciente. En cuanto a Klein, ella empezó a pensar la ansiedad como relacionada con el miedo de la aniquilación, de ser dañado de alguna manera; más tarde concibió otro tipo de ansiedad que tenía que ver con el miedo de perder alguien/algo importante.
 
Aproximadamente 100 años después, neurocientíficos tales como Panksepp y Yovell han descubierto que existen, efectivamente, dos sistemas de ansiedad distintos en el cerebro que tiene neuroanatomías separadas, son regulados por neurotransmisores diferentes y responden a medicamentos psicotrópicos diferentes. Funcionan como sistemas de alarma de peligros disimilares, y es interesante observar que el sistema de miedo de ser dañado es más antiguo en la escala evolutiva que el sistema de miedo de perder a alguien/algo.

» Seguir Leyendo

(2) 28/04/2014 00:00h Psicólogo en Madrid

¿Qué es el diagnóstico psicológico?

¿Qué es el diagnóstico psicológico?

El diagnóstico psicológico es frecuentemente confundido con el diagnóstico médico de una afección orgánica, así que vamos a empezar diferenciándolos para tener una visión más clara del campo.

» Seguir Leyendo

(5) 11/03/2014 16:49h Psicólogo en Madrid

¿Por qué los psicólogos dicen “paciente” y no “cliente”?

Por qué los psicólogos dicen paciente en lugar de cliente

La palabra “paciente” proviene del latin, “patior”, que significa “sufrir”. Dado que la persona que viene a consultar a un psicólogo es alguien que sufre emocionalmente y que desea ser ayudado por ello, resulta adecuado que se le llame paciente.
 
Patior” también significa “experimentar, esperar”. Como el proceso terapéutico implica experimentar determinadas situaciones internas y también saber esperar para que el cambio pueda tener lugar, la palabra "paciente" cobra todo su sentido.

» Seguir Leyendo

(0) 30/12/2013 11:27h Psicólogo en Madrid

¿Qué tipos de psicólogos existen?

¿Qué tipos de psicólogos existen?

La psicología es, ante todo, una ciencia dedicada al estudio de los procesos mentales tales como la atención, la memoria, la percepción y la cognición.
 
Partiendo de esa base, existen tres grandes ramas de la psicología: la psicología experimental, la psicología industrial y la psicología clínica.

» Seguir Leyendo

(0) 16/12/2013 12:52h Psicólogo en Madrid