El primero encuentro con un psicólogo

Anterior Siguiente
(2) 22/10/2014 08:24h
El primer encuentro con un psicólogo

Las razones por las cuales las personas consultan un psicólogo son tan variadas como esas personas, pero todas ellas comparten un elemento en común: el sujeto que consulta debido a sus problemas emocionales no consigue resolverlos solo.
 
Este sujeto habrá, muy probablemente, intentado varias veces encontrar una solución, sea intentando ejercer una estricta autodisciplina, sea hablando con sus seres próximos, sea leyendo libros de autoayuda, etc. (la lista es tan larga como los recursos del sujeto) pero, a pesar de sus mejores esfuerzos, desafortunadamente los problemas continúan.
 
Esta incapacidad de resolver las dificultades solo se debe al hecho de que son de origen inconsciente y escapan al entendimiento del sujeto. Tenemos todos una idea de quienes somos, pero a veces la distancia entre lo que pensamos ser y lo que somos realmente es tan grande que produce síntomas incomprensibles para el sujeto.
 
Cuando sabemos lo que nos sucede es relativamente fácil actuar para cambiar la situación. Sin embargo, cuando no lo sabemos ––y sufrimos de depresión, de ansiedad, de problemas sexuales, entre otros–– nos convertimos, de alguna manera, en víctimas de nosotros mismos, sin ningún control o capacidad a modificar los que nos hace sufrir. Una parte desconocida de nosotros mismos nos persigue como una sombra invisible de la cual no podemos escaparnos. Nina Coltart, una psicoanalista aguda con una inclinación por la literatura, lo llamaba “la bestia que se tambalea en la oscuridad”.
 
Es verdad que a menudo tenemos una idea, a veces más precisa, a veces más vaga, de de dónde podrían venir esos problemas pero, ni no logramos resolverlos solos, podemos estar seguros de que nos faltan elementos esenciales, y fundamentalmente emocionales, que darían un sentido real al sufrimiento. El objetivo de un tratamiento psicológico de orientación psicoanalítica es de iluminar lo desconocido, volverlo tangible y, por lo tanto, modificable.

Para que esto pueda tener lugar, el primer encuentro con un psicólogo es diferente de cualquier otro encuentra. No se puede tratar de rellenar formularios o de dar consejos ya que esto sólo aportaría datos ya sabido por el paciente y bloquearía su expresión libre. El psicólogo escucha, por supuesto, lo que el paciente dice de sí mismo, pero intenta sobre todo escuchar lo que el paciente no sabe de si mismo pero que se transparenta a través de su manera de ser. La idea fundamental de este encuentro es facilitar al máximo la capacidad de expresión libre y espontanea del paciente ya que ésa es la fuente de información más rica y útil para ayudarle. El objetivo es que el paciente pueda hablar de su malestar a la vez que el psicólogo pueda observar cómo el paciente funciona.

Esta escucha altamente especializada del psicólogo le permitirá oír las manifestaciones del inconsciente del paciente y así poder señalárselas. De este modo se tienden los primeros puentes entre el consciente y el inconsciente de manera que el paciente pueda adueñarse de si mismo e integrar los aspectos más desconocidos de su personalidad.

Anterior Siguiente
Psicólogo en Madrid

Comentarios (2)

Nancy Niurka Rodriguez Garcia

13/05/2015 01:54h

Es una pagina muy interesante y con un alto contenido cientifico.

francisco

26/05/2015 22:33h

Me pareció muy importante todo el contenido.

Haga un comentario

Todos los campos son obligatorios. Los comentarios serán revisados antes de su publicación. Su email sólo será utilizado para informarle del estado de su comentario, en ningún caso será publicado ni proporcionado a terceros.

Código de seguridad, escriba el texto mostrado en la imagen.