Archivo del mes: Abril 2017

La supuesta crisis del psicoanálisis

La supuesta crisis del psicoanálisis

Sea en Buenos Aires, Paris, Nueva York o Madrid, el psicoanálisis es frecuentemente considerado objeto de una inminente crisis, de haber caído en la irrelevancia científica, o de ser una reliquia decimonónica.
 
Los hechos, sin embargo, parecen desmentir estas ideas.
 
La International Psychoanalytical Association ––fundada por Freud y que federa más de 110 Sociedades Componentes en el mundo–– nunca ha tenido tantos miembros, y la demanda de formación en los países de Europa del Este y Asia es enorme.
 
La eficacia terapéutica del psicoanálisis ha sido ampliamente demostrada en el meta-estudio de Shedler (2010) que lo comparaba con otras psicoterapias, y con medicación, en la revista del American Psychological Association.
 
Neurocientíficos ganadores de Premios Nobel, como Erik Kandel, han afirmado que el psicoanálisis: “representa la visión más coherente e intelectualmente satisfactoria de la mente” en el American Journal of Psychiatry.
 
En Madrid, la cantidad de participantes que acuden a las actividades científicas y formadoras de la Asociación Psicoanalítica de Madrid indican el interés que existe por el conocimiento profundo del funcionamiento mental.
 
Diana Litvinoff, una psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica de Argentina ha escrito interesante artículo sobre la supuesta crisis, citando lo solicitados que son los psicoanalistas en los servicios de salud mental públicos, y la cantidad de jóvenes interesados en la formación analítica.
 
Ir al artículo.

(0) 25/04/2017 12:14h Psicoanálisis Internacional, Psicólogo en Madrid, Psiconalista en Madrid

Psicología y tratamiento de los comportamientos autodestructivos

Psicología y tratamiento de los comportamientos autodestructivos

Los comportamientos autodestructivos son, a primera vista, los más enigmáticos y contra-intuitivos de los trastornos psicológicos. ¿Cómo es posible que alguien quiera perjudicarse?
 
Parece entrar en directa contradicción con la evidencia aparentemente límpida que las personas buscan el placer y la felicidad. Hay algo chocante en el deseo de hacerse daño, de no protegerse, de buscar el sufrimiento. Las personas que descubren esa faceta de sí-mismas suelen sentirse muy turbadas por ello.
 
Y, sin embargo, tomando un poco de distancia, constatamos que los comportamientos autodestructivos están lejos de ser inusuales.
 
Ciertamente, a veces se presentan bajo formas claras y fácilmente reconocibles, donde el deseo de destruirse es manifiesto y consciente (o casi): la automutilación, ciertas toxicomanías, exponerse voluntariamente a la violencia de los otros, son ejemplos de ello.
 
No obstante, esas formas, tan flagrantes, no son en absoluto la expresión más común de los comportamientos autodestructivos. Todas las formas sutiles de auto-sabotaje, de las cuales el individuo no tiene consciencia alguna, y que atacan eficazmente su bienestar, son mucho más frecuentes.
 
Rebajarse automáticamente, buscar la humillación sin darse cuenta, percibir todo a través de un prisma de negatividad, pasar por misteriosos y repetitivos fracasos, estar insidiosamente (y firmemente) enganchado a situaciones deletéreas, o encontrarse continuamente en la posición de víctima, están entre las numerosas maneras que se utilizan para perjudicarse.
 
Notemos también que, desde un punto de vista más amplio, ciertas ideologías anclan un sentimiento auto-valorizante ––a menudo de superioridad moral–– en el sufrimiento. De este modo atraen hacia sí individuos que buscan una justificación intelectual a sus necesidades autodestructivas inconscientes.
 
Si profundizamos en todas estas situaciones, descubrimos la evidente imposibilidad de permitirse ser simplemente feliz, pero también, y de manera notablemente menos evidente, el placer clandestino en el sufrimiento –– clandestino porque es inaceptable a la consciencia.
 
¿Cómo puede ser?

» Seguir Leyendo

(0) 10/04/2017 16:29h Psicoanálisis en Madrid, Psicólogo en Madrid